HOME COLUMNISTAS PRINCIPALES CIENCIA CULTURA HISTORIA MUSICA DEPORTES SEXO
 
CIENCIA
<< Regresar al listado de temas
La Re-evolución Biotecnológica
Por: Universidad Tecnológica de Huejotzingo
2016

Por: Galdy Hernández Zárate1*, Álvaro Zamora Castro2, Jorge Zamora Castro1, Jorge Aarón Torres Valencia3.1Profesor-Investigador de la Ing. en Procesos Alimentarios, UTH; 2 Profesor del ITCR y la  UCR, UVeritas, LEAD University (actual), Costa Rica; 3Estudiante de Ing. en Biotecnología.

 El hombre, por naturaleza, es un ser capaz de modificar su forma de vida, cuando se percata de situaciones que no son convenientes para sus comunidades ni para su entorno. A lo largo de la historia, las grandes revoluciones manifiestan la voluntad humana para transformar su presente, y para garantizar con ello la supervivencia de su especie. Actualmente, el ser humano encuentra vulnerable su existencia y  se ve en la necesidad de desarrollar estrategias que le garanticen su futuro.


La biotecnología se ha convertido en un medio importantísimo para lograr tales metas.

La capacidad humana para manipular y transformar recursos biológicos (en su beneficio y en el de su medio) ha existido desde hace miles de años. Antes de que la biología entrara en el seguro camino de la ciencia, tal manipulación y transformación se realizaba en forma técnica. Pero el desarrollo de la física y química, primero, y de la biología abrieron propiamente dicho campo a la tecnología. La distinción resulta de interés epistemológico. La técnica antigua conoce métodos para transformar la naturaleza, las cosas e incluso al hombre; pero no conoce la razón profunda de esos cambios. Es la ciencia moderna la que le da tal capacidad cognoscitiva. En la tecnología se vincula el afán científico de conocer, con el propósito técnico de hacer, de transformar, de dar capacidad práctica al esfuerzo puramente teórico e incluso de incrementar la eficiencia de los procesos, de los servicios, de los productos y de los estados de todo aquello que resulta de sus aplicaciones. 


La biotécnica tradicional fue utilizada desde la antigüedad para generar productos como pan, vino, cerveza, vinagre, queso, yogurt, mezcal, tequila, así como otras bebidas y alimentos. Evidentemente, la obtención  de tales productos se fundamentaba en procesos microbiológicos. Cierto que los antiguos no conocían ese nivel de la realidad como hoy la conocen el científico y el tecnólogo; pero sí había cobrado conciencia práctica de procesos como la fermentación, así como de su utilidad. De esta forma, el hombre de épocas remotas premonizaba los objetivos de la moderna biotecnología y la industria de los alimentos.

 

En la actualidad, se asocia el concepto de biotecnología a varias disciplinas o especialidades (ingeniería genética, clonación, cultivo de tejidos, etc.). En sentido estricto, disciplinas como la medicina y la veterinaria deberían considerarse en ese rango, dado que su interés está centrado en conservar, mejorar, curar o atender la vida. No deben confundirse las biotecnologías con la ciencia, cuyo propósito es, básicamente, el de obtener conocimiento. Es decir, se puede dedicar la vida entera a la biología sin incursionar en asuntos tecnológicos. Ciertamente, eso resulta difícil de hallar en el mundo actual, donde se ha llegado a valorar económicamente el conocimiento de cualquier campo. La distinción entre biología y biotecnología no debe obviarse por eso. Más aún, las implicaciones epistemológicas e incluso político-económicas de tal distinción resultan interesantes.

La biotecnología contemporánea impacta casi todos los aspectos de la vida humana. Como es característico de toda tecnología, ella se encuentra relacionada con otras tecnologías. En otras palabras, hoy resulta imposible su desarrollo sin la participación de otras tecnologías, como la electrónica, la ingeniería química, la tecnología de materiales, la nanotecnología, etc. Inversamente, ella incide de forma transversal en diversos sectores económicos como el farmacéutico, químico, agrícola, pecuario y alimentario; su impacto es decisivo en el ámbito de la salud, en el alimentario, el ambiental y bioenergético. Incluso se presume, razonablemente, que el desarrollo biotecnológico permitirá transformar y recuperar el ambiente de diversos contaminantes que hemos generado a través de cientos de años y que ponen en riesgo la preservación de la especie humana. 

Estamos en una etapa para enfrentar progresiva y tecnológicamente muchos retos. El hombre debe modificar su estilo de vida, exigiéndose atender y resolver los desequilibrios ambientales que él mismo ha producido y que ponen en riesgo su existencia y la calidad de la misma. Es tiempo para pensar y actuar con el propósito de que este mundo pueda ser habitado –sin temores ni peligros ambientales– por las futuras generaciones. Esto se podrá logra mediante grandes cambios de conducta y actitud. Debe promoverse la participación de diversos actores. Todos debemos interactuar, de forma sinérgica, en la planeación de proyectos biotecnológicos con impacto científico, técnico, y social que respondan a necesidades actuales. Para ello se requiere, entre otros esfuerzos, la formación de grupos inter y transdisciplinarios de investigación, que trabajen bajo diferentes puntos de vista y formando recursos humanos de alto nivel, con ética profesional y responsabilidad socio-ambiental

  << Regresar al listado de temas
 
 
Soy Xochimilco: Salvemos Xochimilco
Por: Dosis Verdes .
2017
El 13, el azahar y la ortografía (Dra. Ma. del Rayo Guevara)
Por: Universidad Politécnica Metropolitana de Puebla.
2015
Aristóteles y su influencia en la Iglesia Medieval
Por: Eduardo Pineda Villanueva.
2015
La Emergencia de la Vida (Ricardo Picén)
Por: Ciencia, Cultura y Biodiversidad.
2014
Historia de la Sistemática y la Taxonomía
Por: Eduardo Pineda Villanueva.
2014

 Síguenos !!!  Contactanos !!! by Lizard Creative